Tarifa vive un rodaje flamenco

Tarifa vive un rodaje flamenco

José Manuel Serrano.- Europa Sur.

Tarifa, 8 de mayo de 2017

El salón de actos del colegio público Guzmán El Bueno da a una avenida que enfila a África, un continente cuyo cine se ha mostrado con orgullo en estas calles en los últimos días. El flamenco de esta ciudad tuvo una cita muy especial este fin de semana. Manolo Garrido, leyenda viva del cante jondo tarifeño, se preparó para grabar un vídeo que se insertará en el libro que cuenta su vida, obra del periodista y editor Ildefonso Sena. La obra, de Imagenta, está a punto de entrar en talleres.

A Manolo lo acompañaron en esas dos horas el tocaor Fran de Algeciras, de su absoluta confianza pues juntos explicaron flamenco en la televisión local de Tarifa, y su sobrino Rafa, quien solo intervino con el cajón en los tangos. La técnica es cosa de Luis Alfonso Sena, hijo de Ildefonso y atento a todo el aparataje de la grabación: “Vamos a usar dos cámaras fijas y una móvil. Trabajaremos con dos canales de sonido, uno para recoger la voz de Manolo y, el otro, para la guitarra de Fran”, explicó.

El de Fran de Algeciras y Manolo Garrido es todo un ejemplo de entendimiento intergeneracional. El cantaor suma 67 años y Fran andará por la treintena. El DVD que graban contiene cantes por soleá de Triana, tangos, tarantos y fandangos. Este último palo es uno de los más apreciados por parte de quienes siguen a este intérprete. Garrido acumula una larga trayectoria en defensa de esta música, ya fuere como cantaor, directivo de la antigua Peña Flamenca de Tarifa y hasta concejal, que hasta en ello se vio embarcado en la época de alcalde de Antonio Ruiz Giménez.

“Manolo hoy tiene su día”, comentó satisfecho Ildefonso Sena durante la grabación. El periodista, ex adjunto al director de Europa Sur, está mimando el libro que recoge las vivencias de un artista honesto y largo, profundo conocedor de palos y estilos de una música tan compleja y rica como solo lo puede ser el flamenco. Al cantaor se le veía contento también cuando se apagaron los dos potentes focos que casi los asan de calor: “Suelo ser bastante regular, pero no hay más secreto que cuidarse mucho. Y yo lo hago. No fumo, no bebo, no tomo nada frío que pueda perjudicarme”.

Manolo cantó con gusto, delicadeza, mucho sentimiento y manejando con oficio y dominio cada reto que le proponía el flamenco. Gustó la guitarra de Fran de Algeciras a los pocos privilegiados que asistieron a esta grabación. El tocaor, quien ha trabajado mucho últimamente con la bailaora Mónika Bellido entre otros artistas (Lele, Chacón, Antoñito Martín…) dota a las cuerdas de su propia personalidad. Es perfeccionista: “¿Podremos ver el vídeo antes de que quede definitivamente editado? Lo digo por si hay que repetir algo…”, propone con muy buena disposición. En esta ocasión solo ha habido que repetir los tangos. Y ha sido precisamente por sugerencia suya. Todo lo demás, a la primera.

Los testigos callados y discretos de estos registros de sonido tan especiales no fueron más de diez personas. Fueron vaciando el salón de actos del Guzmán El Bueno comentando el sentir por tarantos mineros de Manolo Garrido y el toque singular del guitarrista algecireño, entre otras cosas de una tarde para el recuerdo. Qué buen sabor de boca.

Imagenta planea presentar la biografía, que contendrá este DVD, entre finales de mayo y principios de junio. Apenas quedan unas semanas. Será en Tarifa, la ciudad cuyo flamenco en la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI ha estado marcado por la voz y flamenquería de Garrido.